Al carajo el neoliberalismo laboral - Columna de Javier Peguero
Columnas

Al carajo el neoliberalismo laboral – Columna de Javier Peguero

Nuestra oposición mexicana, la moralmente derrotada, en dónde la realidad de esta, es solamente en los medios de comunicación antiguos, han inyectado cuantiosas sumas de dinero para influir en la opinión pública de una manera muy bananera, sobre temas absurdos, por ejemplo: porque AMLO no se mojó los pies, o porque desayuno en la oficina, o en la intromisión deliberada en la crisis electoral de Estados Unidos, que a estos días todavía no sabemos quién resultó ganador de la contienda en aquel país de las barras y las estrellas; portavoz de la democracia mundial, pues bien, de manera irresponsable se mete la alianza federalista del moche y sus partidos felicitando a Joe Biden del partido demócrata, como si allá les importara el posicionamiento de una minoría rapaz, mientras que en las calles estadounidenses existe una crisis profunda entre la ciudadanía, estos cucarachos se brincan la cerca, haciendo referencia a los caballos pura sangre de Silvano y el Bronco, además de brincarse la constitución y la diplomacia que no les compete, de ese nivelucho nuestra oposición bananera, la moralmente derrotada y cotorra.

Mientras tanto, de manera contundente, sin titubeos, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador junto con la 4T, dan duro golpe a los abusos que dejó el neoliberalismo en materia de derechos laborales, la extralimitada clase trabajadora, quienes durante la era de la precarización, vivimos panoramas desoladores, la clase obrera fue quien más padeció de los abusos del régimen del saqueo, disfrazado de reformas estructurales, dejando estragos en la clase trabajadora millennial, toda una generación herida por la subcontratación ilegal, elemento representativo de la liberación del mercado laboral, afectando los derechos laborales, sin reparto de utilidades, sin familiaridad con el término “antigüedad laboral”, sin saber a qué patrón te va a responder en caso de un accidente, cuando te jubiles o el contar con prestaciones y una defensa justa ante despidos sin liquidación. Así el esquema de subcontratación u outsourcing, elemento destacado que ha permeado prácticas de simulaciones en relaciones laborales, evasión de cuotas obrero-patronales; así como figuras de incumplimiento de obligaciones patronales, sin condiciones dignas, decentes, así como figuras de evasión y elusión de impuestos.

Cálculos presentados por el Gobierno de México señalan que actualmente hay cuatro millones 600 mil trabajadores y la incorporación promedio de 200 mil al año. La mitad del personal subcontratado bajo este modelo se concentra en empresas grandes, es decir, que cuentan con más de 250 trabajadores. Manufactureras y turismo son quienes concentran este modelo.

La semana pasada el presidente Andrés Manuel López Obrador e integrantes de su gabinete presentaron una iniciativa de reforma para limitar el outsourcing y prohibir las prácticas en las que una persona física o moral proporcione o ponga disposición trabajadores propios en beneficio de otra empresa, está iniciativa prevé multas severas a las empresas que utilicen esquemas de evasión de impuestos, procesándolas por el delito de defraudación fiscal, tutelado por la secretaria del trabajo y previsión social, con un padrón público de las empresas que utilizan este modelo.

Otro avance es el proyecto de la ley a la reforma del INFONAVIT, facilitando de forma directa, sin intermediarios, los créditos para la adquisición de un hogar, autoconstrucción, refinanciamiento, adquisición de suelo, comprar el terreno y construirlo progresivamente, ayudando a la gente a que pueda tomar la iniciativa.

Los derechohabientes podrán solicitar un crédito del instituto cuantas veces lo necesiten, creando créditos para que se puedan refinanciar prestamos adquiridos con los bancos.

Con esta medida se buscará disminuir el costo de las casas y bajar los intereses para ayudar a los empleados a acceder a una vivienda, ya sea nueva o usada.

En el neoliberalismo laboral, el trabajador no podía acceder a un crédito y si lo obtenía se endeudaba con una cuenta impagable a largo plazo, se hacían al amparo del presupuesto grandes negocios en la construcción de unidades habitacionales o fraccionamientos, reproduciendo como musgo en lluvias las empresas constructoras, malbaratando la tierra y construyendo en cerros, dónde no hay transporte ni agua, casas pequeñas y caras, ya no más construcciones sin planeación.

Queda de manifiesto el impacto de transformación y beneficio que trae consigo estás reformas para los trabajadores, por acciones como estás el pueblo votó para que llegará al poder un gobierno de izquierda, es la dirección con los obreros en la que quiero ver a mi país, no más explotación, ni abuso de autoridad.

Twitter: @elJavo_
Instagram: estrek

Etiquetas

Artículos relacionados

Back to top button
Close
Close