Austeridad republicana- Columna de Javier Peguero
Columnas

Austeridad republicana- Columna de Javier Peguero

La austeridad republicana es una formula sencilla para utilizar de manera eficaz el erario público, es una visión de la cuarta transformación de la vida pública de México, para erradicar los derroches, el gasto muy corriente, innecesario, los privilegios y caprichos de una burocracia dorada sin limitantes. El adelgazamiento del costo del gobierno al pueblo es la redirección del recurso público para impulsar el desarrollo de las personas más necesitadas y el desarrollo de toda una nación, la cual se estancó por más de 3 décadas por el lodo de la corrupción.

Es una nueva manera de gobernar desde el ejecutivo federal, AMLO la ejecuto como jefe de gobierno del entonces Distrito Federal, hacer más con menos, esto no quiere decir que se haga con menos recurso económico, todo lo contrario, este es un rompimiento con la lógica neoliberal del saqueo al erario público; desde pensiones a los expresidentes, choferes, direcciones federales adjuntas, asesores en demasía, seguro médico privado, viajes al extranjero, sueldos extravagantes, del endeudamiento con los fondos monetarios internacionales, de la legislación para aumentar impuestos y exprimir de manera hipócrita todo el esfuerzo y riqueza generada por los contribuyentes, es suprimir a los intermediarios, dónde lo poco o mucho que se destinaba al campo, educación, salud, ciencia y tecnología, se acaparaba en unas cuantas manos.

La austeridad republicana también es moralidad, vital para gobernar un país tan desigual, violento y profundamente corrupto en su sistema de gobierno, resulta ser ejemplar que el presidente demuestre que el uso del dinero burocrático sea administrado con honradez y transparencia en la aplicación directa para detonar la economía popular y el impulso del desarrollo, antes se gastaba de manera obscena en publicidad, bombardeando día y noche las mentes de la ciudadanía, en radio y televisión sobre los “logros” de los gobiernos en turno, no olvidar el paraíso del “chayote”, para que los sicarios de la pluma y el micrófono no hablaran mal de la figura gubernamental.

Es falso quienes argumenten que la austeridad republicana demerita y baja la calidad del servidor público, no es así, no comprenden del acto digno y solidario del funcionario eficaz, está para servir y no para servirse, de no enriquecerse con el tráfico de influencias de manera antipatriota, algunos no logran comprender que es una verdadera purga horizontal de alto nivel, y el primer paso está en la ley publicado en el Diario Oficial de la Federación correspondiente al 19 de noviembre de 2019, el decreto por el que se expide la Ley Federal de Austeridad Republicana, para quienes incurran ante está falta administrativa sea sancionable por la Ley General de Responsabilidad Administrativa, en vigilancia de la Secretaria de La Función Pública; adiós a los pagos por concepto no contratados y al compromiso de recursos adicionales o como vulgarmente se conoce en el argot político del PRIAN, el “moche”.

Ante los pataleos de los conservadores todos debemos ser fieles vigilantes del uso y manejo de los dineros públicos, que es dinero de todos, denunciar y señalar cualquier acto de corrupción, en cualquiera de sus niveles, recordemos que ya es delito grave, esto es parte esencial de la democracia, la transparencia, que la honradez se convierta en una forma de gobierno y también en estilo de vida.

Javier Alejandro Peguero Espinosa.
Twitter: @elJavo_
Correo: [email protected]

Etiquetas

Artículos relacionados

Back to top button
Close
Close