Domingos de disputa – Columna de Carlos Mendoza


0
Carlos Mendoza, columnista
Carlos Mendoza, columnista

Por segundo domingo consecutivo, el pueblo de México librará otra de sus épicas batallas en la búsqueda de mejorar sus condiciones de vida y de obtener su libertad. Y es que el pasado 10 de abril se llevó a cabo la fiesta democrática de la revocación de mandato y; este 17 de abril se realizará la votación en la cámara de diputados de la reforma eléctrica que busca fortalecer la soberanía energética del país y convertir la electricidad en un derecho humano. De estos dos temas hablamos en el presente escrito.

Que siga AMLO

Actos de democracia participativa son fundamentales en todo régimen que se jacte de ser democrático. Así, la Cuarta Transformación (4T) los ha fortalecido tratando de empoderar a los ciudadanos para que se realice la máxima de que el pueblo pone y el pueblo quita. En ese marco se realizó la consulta de revocación de mandato del domingo pasado.
En esta fiesta participaron cerca de 17 millones de personas, dando un resultado abrumador a favor de que siga nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en el cargo y continúe la transformación en beneficio de las mayorías.

Para ser un primer ejercicio de este tipo los resultados son más que satisfactorios.
Además, hay que tomar en cuenta todo el sabotaje que hicieron los consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) quienes con mucho dinero solo instalaron la tercera parte de las casillas requeridas, dejando varias zonas casi inviables para trasladarse a votar los ciudadanos por las retiradas distancias. Argumentaron que querían más dinero, pero jamás aceptaron renunciar a sus lujos y privilegios (https://www.capital21.cdmx.gob.mx/noticias/?p=29809)

Pero no solo eso, como es su costumbre ejercieron como juez y parte. Se dedicaron a sancionar a funcionarios de la 4T que hablaran algo referido a la revocación de mandato o incluso de temas ajenos (como la reforma eléctrica), sin embargo, si lo hacían integrantes de la oposición no se les aplicaba ningún castigo. Además de que se dedicaron a ningunear y desalentar aún más la participación a este ejercicio democrático.

Uno de esos puntos fue su pírrica difusión sobre este suceso a realizarse y en el que era importante la participación del pueblo de México. Tan solo habría que escuchar alguno de sus spots para darse cuenta que sólo hablaban de las medidas sanitarias de ese día y no de la importancia de este proceso. Es decir, solo era cumplir por cumplir, hacían mal la tarea a propósito para lograr sus mezquinos objetivos.

Por lo tanto, contra viento y marea fue una victoria contundente el nivel de participación alcanzado, del cual ya hablamos en líneas más arriba. Solo resta decir que es de suma importancia continuar sumándonos en estos ejercicios, apropiémonos de la democracia participativa, la que construimos todos y todas.

La electricidad es un derecho

Desde finales del siglo XIX que se instaló la red eléctrica en nuestro país se vivieron abusos de las empresas extranjeras, además de que no tenían el mínimo interés en electrificar las zonas rurales (mayoría del territorio de México). Por ello en 1936, con Lázaro Cárdenas como presidente, se crea la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Sin embargo, el sistema público de electricidad llegó a ser sólo el 40% de la red nacional con el tiempo y el restante 60% seguía en privados. Se necesitaba de la totalidad para electrificar las zonas más lejanas del país, por ello con Adolfo López Mateos de presidente del país, se nacionaliza la industria eléctrica en 1960 y así se convierte la electricidad como derecho humano en México.

Durante la fiebre neoliberal se permitieron actos de privatización del sector público de electricidad desde el salinato y se intentó privatizar en reiteradas ocasiones pero sin obtener la mayoría necesaria en las cámaras de representantes populares. Fue hasta la reforma energética de 2013 y la ley de industria eléctrica de 2014 con Enrique Peña Nieto de presidente y el pacto por México (coalición traidora del PRI, PAN y PRD) que se pudo privatizar la electricidad en el país.

Derivado de esto, tenemos que la CFE ya solo ostenta el 38% de la producción de electricidad de la nación, se le ha excluido de la generación de energías limpias (cuando es quien más energía limpia produce) y se le ha obligado a estar en claro abandono con su capacidad de producción limitada, algo así como había pasado con PEMEX. Lo cual disminuye notablemente nuestra soberanía energética y provoca que la electricidad sea vista como mercancía y lucro de unas cuantas empresas extranjeras que solo les importa su ganancia a costa de dañar a las familias más pobres del país (el caso de que empresas como OXXO y BIMBO paguen menos de luz que un hogar promedio es un claro ejemplo).

Sin embargo, la 4T ha venido a cambiar esto. En dos momentos, primero con la Ley de Industria Eléctrica (LIE) de 2021 que entre otras cosas le permite a la CFE producir más de lo que le permitían y revisar los contratos fraudulentos y anularlos de ser necesario; y con la Reforma Constitucional a los artículos 25, 27 y 28 que será votada este domingo en la cámara de diputados.

La LIE obtuvo una victoria hace unos días al no conseguir el número necesario de votos en su contra en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para ser declarada inconstitucional, votaron 7 contra cuatro, se necesitaban 8 votos en contra. Lo cual fue celebrado por la izquierda del país ya que nos deja más tranquilos en caso de que no pase la reforma constitucional. (https://politica.expansion.mx/mexico/2022/04/07/la-scjn-deja-como-valida-la-ley-de-industria-electrica)

La Reforma Constitucional antes mencionada le permitiría alcanzar a la CFE hasta un 54% de la producción nacional, el 46% restante sería de los privados, por lo que la falacia del monopolio se cae sola. También habla de la transición a las energías limpias (otra falacia de la derecha que se derrumba) donde la CFE es la que produce más y los privados son quienes contaminan más. (https://revistas.juridicas.unam.mx/index.php/hechos-y-derechos/article/view/16411/17091)

También se plantea terminar con los abusos de las empresas privadas, eliminar la Comisión Reguladora de Energía y todas esas pequeñas instituciones autónomas que solo buscan defender los intereses de las empresas extranjeras en detrimento de la CFE. En síntesis, se busca fortalecer nuestra soberanía y que la electricidad sea vista como un derecho humano y no una mercancía, proteger así la economía de las familias mexicanas, ya que no queremos que pase lo mismo que en España donde la electricidad es sumamente cara e inaccesible para las mayorías por tener ese sistema privado.

Al ser una reforma constitucional se necesitan los votos a favor para ser aprobada de las dos terceras partes de cada cámara de representantes. En el caso de los diputados y diputadas si existe el lleno de asistentes como se tiene previsto, es requerido el voto a favor de 334 legisladores. La coalición partidaria (MORENA, PT y PVEM) tienen alrededor de 277, necesitarían que de la oposición salieran a favor unos 57 más o menos, de los cuales ya salió uno públicamente del PRI (https://www.jornada.com.mx/notas/2022/04/13/politica/priista-carlos-miguel-aysa-anuncia-voto-a-favor-de-la-reforma-electrica/) Se prevé difícil pueda ocurrir eso por el hostigamiento y persecución de las cupulas partidarias de oposición y los sobornos de esas compañías foráneas, pero está por verse si los representantes están con las mayorías o con las empresas extranjeras. (https://www.infobae.com/america/mexico/2022/04/14/cuantos-diputados-de-oposicion-necesita-morena-para-aprobar-la-reforma-energetica/)

Aún si no se aprueba la reforma constitucional, ya el presidente AMLO dijo que con la resolución de la SCJN ya mencionada aquí y con las reformas que busca poner a la Ley de Industria Minera en estos días para nacionalizar el litio sería suficiente al menos para poner un dique de contención a la privatización energética del país. Ya habría otros momentos después de retomar el tema y profundizar el fortalecimiento de la soberanía energética de México, recordar que en cuanto a PEMEX todo va viento en popa.

El pueblo unido

Así, dos domingos seguidos tenemos luchando por mejorar nuestro país en la actualidad y para futuras generaciones.

 

Sigamos construyendo mejores condiciones para las mayorías del país, se lo debemos a ellas pero también a todas las personas que han dado su vida luchando por el bienestar de los más pobres. La Cuarta Transformación va y nada ni nadie la detiene.
Redes: https://www.facebook.com/chaarlie.brown.5 y Twitter @CarlitosMarx5

 

 


Like it? Share with your friends!

0