Fideicomisos: ¿Apoyo directo o lastre presupuestal? – Columna Javier Peguero
Columnas

Fideicomisos: ¿Apoyo directo o lastre presupuestal? – Columna Javier Peguero

El fin de los fideicomisos públicos es un paso clave en la construcción de un estado bien organizado y eficaz con finanzas sanas, poniendo el dinero al servicio de un bien o servicio público en beneficio de los contribuyentes

¿Es necesario eliminar los fideicomisos en México? En los tiempos actuales que vivimos, sí lo es, sobre todo en las circunstancias actuales que derivan en crisis económica y crisis sanitaria, además la Ley de Austeridad Republicana lo demanda, es importante recalcar que es una de sus facultades del fideicomitente, en este caso el Ejecutivo, es extinguir fideicomisos y fondos que no se consideren estratégicos o fundamentales, algunos requieren de modificaciones legales por ser constituidos por decreto, pero la gran mayoría están fuera de la reglamentación, por ley y los que no están por ley representan cerca de 250 mil millones de pesos, por eso el gobierno se prolifero hasta nuestros días de decretos o acuerdos con hacienda y créditos con los presidentes, con esta medida la mayoría de las dependencias tenían fondos de miles de millones de pesos, la propuesta del gobierno de México es concentrar todos esos recursos en la Hacienda Pública y que está los distribuya sin discrecionalidad para atender las necesidades básicas, como lo es apoyo a los pobres, la ayuda de la reactivación de la economía popular generando empleos, apuntalar la industria petrolera y pagar la deuda pública que nos embargó el neoliberalismo, para así no generar deuda nueva.

Desde luego, esto ocasionó un dolor de bolsillo a quienes usaban estos fondos como cajas negras, queriendo preservar el orden injusto que regía, sin un análisis profundo, solo reaccionando con el prejuicio por delante y la mentira sistemática. Denunciados estos desde su creación, por ser una fuente de corrupción, a través de instancias estériles que facilitan el desvió de recursos, estimulando el nepotismo e influyentísimo. Es verdad que existen sus excepciones, como lo son para el desarrollo de las artes, la ciencia y del deporte, por ello es necesario vigilarlos, creando alternativas de financiamiento que sea expedita, transparente y con resultados loables dónde nadie vea afectados sus derechos, sin la necesidad de tener con particulares los recursos públicos, restructurando su gasto.

En la conferencia de prensa “mañanera” del presidente Andrés Manuel López Obrador, el secretario de Hacienda y Crédito Público Arturo Herrera dijo que los recursos que se obtengan de la eliminación de esos fidecomisos van a ser aplicados para ese mismo fin,  en todo caso. Argumentando que:

“Lo que no va a pasar es que antes cuando había subejercicios los recursos se quedaban sentados en el fideicomiso, y de hecho los recursos que están sentados en un fideicomiso no benefician a nadie, ni a los artistas, ni a los deportistas ni a los creadores”.

El fin de los fideicomisos públicos es un paso clave en la construcción de un estado bien organizado y eficaz con finanzas sanas, poniendo punto final al adelgazamiento administrativo privatizador, y poniendo el dinero al servicio de un bien o servicio público en beneficio de los contribuyentes.

Twitter: elJavo_

Instagram: estrek

Etiquetas

Artículos relacionados

Back to top button
Close
Close