Les une la corrupción y la opulencia – Columna de Carlos Mendoza
Columnas

Les une la corrupción y la opulencia – Columna de Carlos Mendoza

Michoacán, 7 de mayo de 2021.- En esta época electoral hemos escuchado y visto el slogan “Nos unen las diferencias” que ha adoptado la alianza “Va por México” utilizado como una forma de justificar su aparentemente increíble unión en estas elecciones. En este texto trataremos de explicar qué hay detrás de esa falsa frase.

Si bien nuestro presidente, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), mucho tiempo ha señalado que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido Acción Nacional (PAN) eran lo mismo o al menos conformaban un bloque (el famoso PRIAN) que beneficiaba a los más poderosos y profundizaba las desigualdades sociales, estos no se cansaron de decir que eso era falso y que eran distintos.

Y así tuvimos varias alianzas entre el PRI y el PAN que parecían más pragmáticas y que buscaban ser justificadas. A esta fórmula se agregó el Partido de la Revolución Democrática (PRD) que también se les unía a veces. Proceso que se profundizó y sublimó con el Pacto por México de 2012 donde las tres fuerzas políticas anunciaban su alianza y se quitaban las máscaras, los tres tenían el objetivo de sostener y desarrollar las políticas neoliberales.

Con el antecedente de la alianza entre PRD y PAN en las elecciones de 2018, ahora surge la unión que lleva por nombre “Va por México”, donde los tres partidos que conforman el PRIANRD decidieron unirse con el apadrinamiento velado y otras veces anunciado de personajes tan mezquinos y cercanos a la ultra derecha como el empresario Claudio X. González.

Y es que no sólo son los integrantes de esos institutos políticos los que enarbolan ese proyecto de nación neoliberal, también los acompañan grandes magnates como los German Larrea (GRUPO México), Alberto Bailléres (Palacio de Hierro), Andrés Conesa (Aeroméxico), José Antonio Fernández Carbajal (FEMSA), Sergio Argüelles González (Finsa), José Ramón Elizondo (Vasconia), Eloy S. Vallina Lagüera Jr. (Grupo Chihuahua), Héctor Hernández Pons Torres (Grupo Herdez), Ricardo Salinas Pliego (Fundación Salinas y TV AZTECA), Gustavo de Hoyos Walther (COPARMEX), Carlos Slim Helú (Grupo CARSO), entre otros.

En Michoacán este proyecto político busca posicionar en los cargos de gobernador del estado y en el de la presidencia municipal de la capital (Morelia) a dos figuras con una reputación que va muy acorde a sus objetivos programáticos: Carlos Herrera Tello y Alfonso Martínez Alcázar, respectivamente. Hablemos un poco de ellos.

El hijo predilecto de Silvano Aureoles Conejo, a través de su carrera política y estancia en cargos públicos ha sido señalado por desvíos de recursos para beneficio de empresas particulares, teniendo daño al erario por millones de pesos. Así como lo confirman las observaciones hechas por la Auditoría Superior de la Federación al ayuntamiento de Zitácuaro en el periodo que presidió Tello (2015-2018), donde el daño ha sido de 3.3 millones de pesos. Para más detalle de los señalamientos a Carlos Herrera, revisar el siguiente enlace: https://www.noventagrados.com.mx/politica/5-anos-de-senalamientos-por-corrupcion-y-desvios-millonarios-persiguen-a-carlos-herrera-secretario-de-gobierno-que-quiere-ser-gobernador-de-michoacan.htm

Por otro lado, el ex presidente de Morelia, Alfonso Martínez, quien decía que “sin partidos es mejor” y por eso fue “candidato independiente” en su administración, ahora va con el PRD y PAN para volver a presidir el gobierno de la ciudad. Entre sus señalamientos de corrupción están las 49 denuncias por inconsistencias administrativas, que se traducen en un daño al erario público de por lo menos 216 millones de pesos; parafraseando a AMLO podríamos decir que su principal obra (el Parque Lineal del Río Chiquito) es un monumento a la corrupción. Para más detalles al respecto revisen el siguiente vínculo: https://www.elsoldezamora.com.mx/local/alfonso-martinez-alcazar-en-riesgo-de-inhabilitacion-6295650.html

Pero, además, ambos candidatos (y podríamos incluir a Memo Valencia del PRI) tienen una visión de resolver la inseguridad de la ciudad y del estado incrementando el número de policías y haciendo justicia por propia mano al margen de los derechos humanos. No ven este problema como algo integral que debe ser atacado desde muchos ángulos, como el de mejorar el acceso a la educación y la creación de mejores empleos.

Si esto no fuera el colmo, su ambición por seguir en el poder ha llegado hasta el punto de un derroche de dinero impresionante, como ejemplo Carlos Herrera en tan solo unos días ya había gastado 5 millones 468 mil 217.53 pesos en gastos de campaña. Pueden corroborar lo diferenciado de los demás candidatos en el siguiente link: https://www.elsoldezamora.com.mx/local/esto-han-gastado-los-candidatos-a-gobernador-en-michoacan-6594695.html

Al final de cuentas, ambos ejemplos forman parte del proyecto de nación que enarbola la alianza Va por México, quieren continuar con sus políticas neoliberales, seguirse enriqueciendo con la corrupción y la explotación sobre la gran mayoría de la población de nuestro país. No les unen las diferencias, les une la corrupción y la opulencia.

No descartamos que en el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) se hayan incrustado personajes nefastos de los regímenes neoliberales, ya llegará el momento de sacarlos si es que no acatan a nuestro proyecto de nación y todo lo que eso conlleva. Por ello en las siguientes elecciones debemos refrendar nuestra consigna “Que no vuelvan los corruptos”.

Etiquetas

Artículos relacionados

Back to top button
Close
Close