Columnas

Narcocultura; A lo que hemos llegado

Los hechos recientes en Aguililla, Tepochica y Culiacán son la consecuencia de la decadente política y sociedad mexicanas

El lunes una emboscada a policías estatales donde 14 elementos fueron asesinados en Aguililla Michoacán.

Al día siguiente un enfrentamiento entre Militares y sicarios en Tepochica, Guerrero donde 14 delincuentes y un soldado murieron.

Y sólo poco más de 48 horas después, la cereza del pastel: El trágico jueves en Culiacán, Sinaloa donde en decenas de batallas a lo largo de la ciudad, se vivió el terror en la capital sinaloense por la detención de Ovidio Guzmán, que debido al pánico generado fue liberado por las autoridades.

¿Que tienen en común los tres sucesos? La falta de respuesta por parte de los gobiernos estatales y la federación, el poderío que tienen actualmente los carteles de droga y la decadencia de la sociedad en general.

Hemos sido cómplices de que los grupos delincuenciales reinen en el país.

Se les componen corridos, se hacen series de televisión con héroes narcos, se celebra que los delincuentes hagan “justicia”, se admira a personajes como “El Chapo” y “El Mencho”, se veneran “deidades” como Jesús Malverde o “La Santa Muerte”.

En fin como sociedad estamos de parte de ellos y se ha dejado crecer esta hidra de cien cabezas.

Los datos ahí están, las series y programas de televisión tienen mucho rating, los narcocorridos están sonando en la radio y con miles de reproducciones en las plataformas digitales y da miedo pensar que se le respeta más a Joaquin Guzmán Loera que al Presidente de México.

La Narcocultura ha estado en la sociedad por poco más de 25 años.

Los narcotraficantes la proliferaron, el gobierno lo permitió y el pueblo la adoptó, al grado tal que se le admira más al capo de la ciudad que a un ingeniero o un profesionista.

El morbo, la admiración y el querer ser como estos personajes también nos hace responsables de la situación del país y para tener paz debemos modificar estas conductas.

Al día de hoy, los eventos de esta semana quedarán en el olvido, como siempre, y con sus respectivos corridos y con elogios al Cártel de Jalisco y piropos al Hijo de Guzmán Loera.

A lo que hemos llegado…

Etiquetas
Mostrar más

Artículos relacionados

Back to top button
Close
Close