Columnas

Observatorio Político por Leo González

Así también son los mexicanos.

 

Morelia, Michoacán. 22 de noviembre de 2016.- En esta ocasión dejaré a un lado el tema político, me enfocaré en algo fundamental, el respeto, hace unos días Aurelio Nuño, secretario de Educación del país fue corregido por la niña que ya todos conocemos, Andrea, con una palabra que todos debemos conocer y que es maravillosa, “Leer”. La niña, lejos de burlarse del funcionario de primer nivel, de manera respetuosa le dijo que no se pronunciaba “Ler” que debía ser “Leer”, de manera respetuosa, pero con un gran propósito, que no volviera a cometer el error ante un público.

El mexicano parece perder eso, el respeto, el pasado lunes en un encuentro de fútbol americano, miles de personas gritaron la palabra “puto”, como algo normal, ¿ser irrespetuosos ya lo vemos como algo habitual?, ¿vamos a seguir aplaudiendo esas prácticas? Lo que me pone a reflexionar el papel de los medios de comunicación, que más que exigir a los aficionados, lo aceptan, incluso se atreven a defenderlo, en nuestra sociedad que diariamente se degrada, pero que estamos dejando a las próximas generaciones.

Es por eso que me sorprendió la niña Andrea, de manera respetuosa, sin afán de nada, corrigió a alguien, nos hace pensar que se puede tener una mejor sociedad, llena de niños así, que estén interesados en leer. Además de esa historia, también está la de don Felipe, un hombre de 79 años que estudia una ingeniería, El Universal, publicó la entrevista que sólo demuestra abandono y soledad, que tenemos una sociedad que también se olvida de sus adultos mayores.

Don Felipe, busca mitigar la soledad, en los pasillos de la universidad, entre los salones de clase, en sus profesores y compañeros, pero también lucha contra el hambre, lo que lo obliga a trabajar en la central de abastos en Puebla, vendiendo verduras. Las historias de Andrea de ocho años y la de Felipe de 79, parecen no tener ningún lazo, sin embargo sí, ambos estudian, y son el reflejo de nuestra sociedad, por un lado la esperanza y por el otro el abandono, el olvido y la soledad.

Andrea crecerá, tal vez cumplirá sus sueños de ser veterinaria. Felipe, tal vez no cumpla el suyo de ser ingeniero, pero a pesar de su edad sigue soñando, y ese sueño lo mantiene activo. En el país hay miles de historias así, pero también las que contrastan con todo eso, las de la humillación en redes sociales, las de la división política que degrada al ser humano, las que incitan al odio.

México, es un país de grandes personas, de quienes se levantan temprano para luchar por una mejor vida, de los estudiantes que dejan sus hogares por acudir a la universidad, es un sitio lleno de valores y grandeza, lo que en ocasiones falta es que realmente creamos en nosotros mismos, si Felipe a los 79 años aún sueña, ¿por qué nosotros no podemos hacerlo? La política, esa que se hace sin escrúpulos ni valores, tampoco nos define como sociedad, somos mucho más que eso, gente de trabajo y que está dispuesta a ser distinta, de hacer las cosas bien, pero eso también hay que proponérselo.

Es obvio que no podemos olvidarnos de los problemas del país, de que la delincuencia parece no tener control, de que la pobreza crece, pero más que eso, desde la trinchera que nos toque estar luchar por una mejor sociedad, así, en su conjunto.

Etiquetas
Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Back to top button
Close
Close