Rescatemos la sociedad: El reflejo de la decadencia – Columna de JC Charly
Columnas

Rescatemos la sociedad: El reflejo de la decadencia – Columna de JC Charly

Con la ola de feminicidios actuales, el movimiento feminista sale a la calle a exigir acciones más concretas en contra de los agresores, buscan el respeto y el cese a la violencia de género, pero ¿realmente se hace lo correcto?

12 de octubre del 2020-. En estos últimos tiempos, la sociedad mexicana está viviendo escenarios muy accidentados; con el triunfo de AMLO y el MORENA en el 2018, la sociedad mexicana transita hacia un espacio de apertura total, progreso social y principalmente libertad de expresión, pero no perderse en este espectro tan grande de transformaciones es difícil.

Como era de esperarse, la libertad y el derecho de protesta hoy vive su máximo auge, fiel a sus palabras, el presidente de la República no ha dado la indicación de reprimir manifestaciones; prueba de ellos es el plantón del FRENAA, sin embargo, es puntual que las bases morenistas interpretemos de una manera acertada dichos fenómenos y nos planteemos soluciones.

Con la ola de feminicidios actuales, el movimiento feminista sale a la calle a exigir acciones más concretas en contra de los agresores, buscan el respeto y el cese a la violencia de género, pero ¿realmente se hace lo correcto?

Entre la amplísima libertad para protestar la decadencia, se hace presente, como reflejo de nuestra sociedad, una muy violenta desde los periodos neoliberales hasta la fecha, las feministas ejercen su derecho de una forma violenta y sin escrúpulos, agreden y acusan reprensión cuando realmente caen en actos ilegales que, en otros tiempos, les hubiese costado hasta la vida.

De la misma forma, el FRENAA vocifera odio y recurriendo al refugio religioso, disfraza su manifestación de legal cuando realmente lo que hace es similar a un acto terrorista. Las personas que acuden al plantón poco o mucho saben o entienden a la sociedad, bajo la inercia de la violencia y la pobreza, creen en realidad encontrar una salida en consignas que se remiten a lo más viejo y rancio de la historia de nuestro país, el racismo.

Como políticos actuales, debemos ser autocríticos, que la sociedad se encuentre tan destruida y los tejidos sociales tan dañados, es producto de quienes han gobernado al país en los últimos años; sin embargo, como agentes de cambio y actores de la escena pública, todos tenemos una deuda con una generación de jóvenes, principalmente de mujeres, que se encuentra perdida fruto de las políticas públicas opresoras, al igual que un segmento de la población que no ha podido descifrar el verbo de Jesús echando a los mercaderes del templo y que concibe a la política y a la religión como una sola cosa, situación que personajes abusivos como Gilberto Lozano utilizan muy bien para sus intereses personales.

Los cambios son difíciles, pero debemos entender que entre la amplitud de libertades debe existir un equilibrio, que nosotros como morenistas y futuros funcionarios públicos, debemos ponerle una solución a toda esta marea de problemas y que sí bien somos autocríticos señalando que hemos dejado de hacer cosas, estamos en el momento justo para recomponer el camino, estamos en ese proceso, mientras otros se han encargado de convertir al pueblo mexicano en una sociedad decadente, nos toca a nosotros no sólo culparlos, sino rescatarla, por el bien de nuestro país, siempre primero los pobres.

Etiquetas

Artículos relacionados

Back to top button
Close
Close